Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 14,316
Inicio Historia de Chile / Biografías / Descubrimiento y Conquista: 1520-1599

Historia de Chile: Biografías.

Francisco Pizarro: 1476-1541

Conquistador del Perú

        
Francisco Pizarro: 1476-1541 FOTO: Francisco Pizarro

Francico Pizarro nació en Trujillo,Cáceres, España, en 1476 y murió en Lima en 1541. A partir de 1498 empezó a participar en las acciones militares de España en Italia, combatiendo bajo las órdenes de Gonzalo Fernández de Córdoba, más conocido como El Gran Capitán.

En 1509 viajó a América, buscando la oportunidad de enriquecerse para así lograr un ascenso social. Desde la Española se traladó junto a Alonso de Ojeda, a la conquista de Castilla de Oro (Colombia).

En 1524 se asoció con Diego de Almagro y el clérigo Hernando de Luque para la conquista de un rico imperio indígena, que por las noticias que tenían se encontraba hacia el sur y que no era otro que el Perú; la empresa se realizó entre 1524 y 1533.

Los logros de Pizarro le valieron ser nombrado Gobernador de aquel territorio, a lo que se agregó un título de marqués. El 6 de enero de 1535 Pizarro fundó la ciudad de Lima. Originalmente su nombre fue Los Reyes, en directa relación con la festividad religiosa que se celebraba ese día para conmemorar la llegada de los Reyes Magos a Belén.

La muerte de Pizarro en 1541 se relaciona directamente con sus disputas con Diego de Almagro, uno de los descubridores de Chile. De hecho, falleció como consecuencia de una revuelta que en su contra dirigió Diego de Almagro el Mozo, hijo natural del adelantado, quien buscaba vengar la muerte de su padre.

Una expedición difícil

En noviembre de 1524 Pizarro salió desde Panamá en busca del Perú y tiempo después lo siguió su socio Almagro. Esta primera expedición exploró el actual territorio de Colombia para posteriormente retornar a Panamá (septiembre de 1525). La segunda etapa se inició a principios de 1526. Los primeros lugares en ser reconocidos fueron las inmediaciones del río San Juan, donde la escasez de provisiones obligó a Almagro regresar a Panamá en busca de auxilios. Una vez reiniciado el viaje (enero de 1527), los expedicionarios llegaron hasta el actual territorio ecuatoriano, donde fueron atacados por los indígenas, debiendo refugiarse en la Isla del gallo. Nuevamente, Almagro debió partir hacia Panamá en busca de refuerzos.

Tras la riqueza del Perú

Mientras tanto, Pizarro debió hacer frente al descontento que cundía entre sus hombres. En la Isla del Gallo la situación era difícil y muchos hablaban de abandonar la empresa. Pizarro, entonces, reunió a sus hombres y trazó una línea en el suelo diciendo que hacia el sur se encontraba la riqueza del Perú y hacia el norte de Panamá, a lo que agregó que quien quisiese seguir adelante cruzara cruzara la línea junto a él. De alrededor de 80 hombres con que contaba, sólo 13 pasaron sobre la línea y han sido conocidos como los Trece de la Fama.

En enero de 1528, el piloto Bartolomé Ruiz recogió a Pizarro y a sus hombres; partieron hacia el sur y exploraron la región de Tumbes, situada al sur de Guayaquil y retornaron a Panamá.

Tras esta experiencia, Pizarro decidió partir a España. El objetivo de su viaje era tratar con la Corona la conquista de lo que ya se sabía eran tierras muy ricas. En 1529 firmó la Capitulación de Toledo, en la que se le asignó la gobernación del territorio denominado Nueva Castilla, y a Almagro se le concedió el título de adelantado.

Ultima expedición

Una vez que Pizarro retornó a Panamá, él y sus socios se dieron a la tarea de organizar lo que sería la empresa conquistadora del Perú. Zarparon en enero de 1531 dirigiéndose a la bahía de San Mateo, mientras Almagro permanecía en Panamá reuniendo más hombres y provisiones para luego sumarse al grupo principal.

Pizarro se dirigió luego a la Isla Puná, situada al sur de Guayaquil, para partir hasta más o menos 5º grados de latitud sur, donde fundó la ciudad de San Miguel (actualmente Piura) en el territorio peruano, y sin esperar los refuerzos de Almagro se dirigió hacia el sureste, llegando hasta Cajamarca. Allí concertó una entrevista con el Emperador incásico, Atahualpa. A su llegada la ciudad estaba desierta, lo que provocó las sospechas de Pizarro, quien dispuso estratégicamente sus tropas.

Entrevista con Atahualpa

El día convenido, Atahualpa llegó a la ciudad, haciendo su ingreso a ella rodeado de sus sirvientes y de importantes dignatarios del Imperio Inca. El padre Valverde se aproximó hacia él y tras leerle el requerimiento - documento donde se explicaban las razones por las que los indígenas debían reconocer la autoridad del Rey y la supremacía de la iglesia católica - le acercó una Biblia para que jurara fidelidad. Atahualpa examinó el libro y luego, sin mayor interés, lo arrojó al suelo. Este gesto fue interpretado como un rechazo e inmediatamente se dieron las órdenes de acción respectivas. Atahualpa fue rápidamente apresado, a pesar de la resistencia de sus hombres.

Muere el Emperador Inca

Atahualpa ofreció comprar su libertad, lo que fue aceptado por los españoles. Paulatinamente fueron llegando grandes cantidades de oro con las que el Emperador pagaría su rescate. Sin embargo, al poco tiempo los conquistadores dscubrieron que Atahualpa había ordenado, estando prisionero, la muerte de su medio hermano Huáscar, con quien recientemente había tenido una disputa militar por el gobierno del Imperio. Atahualpa fue juzgado y condenado a muerte. Tras muchas tratativas, aceptó ser bautizado y entonces fue ejecutado. El rescate pagado quedó en manos de los conquistadores, originando enormes fortunas.

Ruptura con Almagro

La antigua amistad de Pizarro con Almagro empezó a quebrarse. Al formar su sociedad conquistadora se habían comprometido a repartir equitativamente las ganacias y los premios que el Rey les otorgara. Sin embargo, desde la firma de la Capitulación de Toledo ello no venía ocurriendo. Almagro decidió, entonces, obtener su propia gobernación y logró, en 1534, que el monarca autorizara la conquista de la Nueva Toledo y emprendió su viaje a Chile.

La empresa de Almagro fue un fracaso y decidió volver al Cuzco, ciudad que antes de partir disputaba con Pizarro.

En Chile, Almagro se enteró de que el pleito había sido finalmente resuelto en su favor. A su llegada la situación era compleja debido a un alzamiento indígena al que puso fin. Tras el término de este conflicto, se reinició la lucha entre los antiguos amigos y en ella, finalmente, Almagro fue derrotado en la Batalla de Las Salinas (1538), siendo luego ajusticiado.

Autoriza la Conquista de Chile

Pedro de Valdivia, uno de los militares que sirvió bajo las órdenes de Pizarro en Las Salinas, decidió tomar la empresa que Almagro había abandonado.

Las noticias que el adelantado y sus hombres habían llevado hacia el Perú acerca de Chile no eran alentadoras. Sólo se habían encontrado algunas comunidades indígenas y no el oro que, según los naturales del Perú, era abundante.

Sin embargo, Valdivia insistió en que Pizarro, quien había sido autorizado por la Corona para traspasar aquella empresa a quien se interesara en ella, lo facultara para emprenderla. El insistente Valdivia logró, en abril de 1539, que Pizarro lo nombrase como su teniente de Gobernador en Chile, autorizándolo entonces a reiniciar la conquista del territorio.

Una muerte anunciada

Tras la Batalla de las Salinas, el poder de Pizarro se asentó firmemente. Sin embargo, ya en mayo de 1541 un drama empezaba a anunciarse: curiosamente, en Santiago del Nuevo Extremo circulaban, por boca de los indígenas, rumores sobre la muerte de Pizarro a manos de Diego de Almagro el Mozo, hecho que no se había producido. También en el Perú existían algunos indicios de una conjura, pero Pizarro no les dio mayor importancia.

El domingo 26 de junio de 1541 los almagristas se presentaron en la Plaza de Armas de Lima e ingresaron en su casa, ultimando con armas blancas a cuantos se cruzaban en su camino. Pizarro se enfrentó armado a sus victimarios. Recibió una estocada, pero continuó luchando hasta que fue alcanzado en la garganta y luego golpeado con un objeto contundente en la cabeza. Actualmente sus restos se encuentran en la Catedral de Lima.
Fuente: Cristián Guerrero Lira, Fernando Ramírez Morales e Isabel Torres Dujisin.



Enviar nuevo comentario

  Continuar Leyendo en Biografías
Amanda Labarca Huberston: 1886-1975

Amanda Labarca Huberston: 1886-1975

El 5 de diciembre de 1886 nació la primera hija de Onofre Pinto y Sabina Sepúlveda, Amanda Pinto Sep...

Juan de Balmaceda y Zensano: ¿1710?-1778

Juan de Balmaceda y Zensano: ¿1710?-1778

No se conoce la fecha exacta de su nacimiento, pero se estima que ocurrió aproximadamente hacia 1710...

José Toribio Merino Castro: 1915-1996

Nació el 14 de diciembre de 1915, en La Serena, y fue hijo de José Toribio Merino Saavedra, quien fu...

Francisco de Aguirre: 1508-1581

Francisco de Aguirre: 1508-1581

Nacido en Talavera, España, hacia 1508, Francisco de Aguirre fue hijo de Hernando de la Rúa y Constanza de Meneses y, a pesar de la fortuna de sus padres, decidió seguir la carrera militar. Participó en la famosa Batalla de Pavía en Italia y enfrentado al saqueo de Roma en 1527, logró el reconocim...

Jorge Montt Álvarez: 1845-1922

Jorge Montt Álvarez: 1845-1922

Nació en Casablanca el 26 de abril de 1845. Sus padres fueron Antonio Montt y María Álvarez. Se casó con Leonor Frederick y de este matrimonio nacieron tres hijas: Elisa, Teresa y Leonor. La trayectoria de Montt describe de manera elocuente una vida dedicada a la Marina. Consagró 55 años d...

Rodrigo González Marmolejo: 1488-1564

El futuro primer obispo de Santiago, Rodrigo González Marmolejo, nació en 1488 en Carmona, Sevilla, España, y murió en 1564. Se sabe que inicialmente fue fraile dominico y que en 1536 ya estaba en el...

Delia del Carril Iraeta: 1884-1989

Nació en la estancia familiar de Polvaderas, provincia de Buenos Aires, el 27 de septiembre de 1884. Sus padres fueron Víctor del Carril Domínguez y Julia Iraeta Iturriaga. El matrimonio tuvo 18 hijos...