Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 22,113
Inicio Historia de Chile / Biografías / Descubrimiento y Conquista: 1520-1599

Historia de Chile: Biografías.

Alonso de Ercilla y Zúñiga: 1533-1594

El autor de La Araucana

        
Alonso de Ercilla y Zúñiga: 1533-1594 FOTO: Alonso de ercilla y Zúñiga

Nació el 7 de agosto de 1533 en Madrid, España, y murió en la misma ciudad en 1594. Su padre fue Fortún García de Ercilla y su madre Leonor de Zúñiga, quien fuera la guardacama de la infanta María. Habiendo quedado viuda cuando Alonso tenía 1 año de edad, Leonor consiguió ubicarlo como paje del Príncipe Felipe, futuro Rey de España.

La permanencia de Ercilla en la Corte, le permitió adquirir los conocimientos entregados por el preceptor de pajes, el latinista Cristóbal Calvete de la Estrella. El estudio de clásicos como Virgilio y Lucano, y la lectura de otros autores como Garcilaso, Dante, Ariosto y Boccaccio, conformaron su universo intelectual, que incluyó también la Astronomía y la Astrología. Su educación se complementó con una serie de viajes que hizo acompañando a Felipe II a Flandes, Viena e Inglaterra.

Ercilla llegó a América en 1556 y a Chile en 1557. Aquí fue testigo de la resistencia indígena, experiencia que plasmó en su obra La Araucana. Regresó a Lima en 1559 y en 1563, a España. En la capital imperial retornó a la Corte, donde recibió el hábito de la Orden de Santiago y contrajo matrimonio con María Bazán, enlace que le dio independencia económica.

Viaja a América

Las noticias referentes a los sucesos de las lejanas tierras de Chile, llevadas por Gerónimo de Alderete —quien había sido enviado a España por Pedro de Valdivia—, interesaron mucho a Ercilla. Tanto, que estando en Londres decidió volver a España y desde allí viajar hacia América. Se embarcó junto al emisario del Conquistador, quien murió en abril de 1556, sin haber concluido la travesía. Por tal razón, Ercilla continuó solo su viaje arribando al Perú ese mismo año, donde fue recibido por el Virrey Andrés Hurtado de Mendoza, quien lo hospedó en su palacio de Lima.

Su llegada coincidió con los preparativos del hijo del Virrey, García Hurtado de Mendoza, para hacerse cargo de la gobernación del Reino de Chile; por ello, Ercilla se incorporó a esta expedición, con el grado de capitán.

La Guerra de Arauco

Alonso de Ercilla tuvo una corta, pero accidentada experiencia en la Guerra de Arauco. Acompañó a Hurtado de Mendoza en su primera campaña a Arauco, donde presenció —y se supone que también participó— en las batallas de Lagunillas, Quiapo y Millarapue, siendo testigo de la muerte de Caupolicán, protagonista de su poema: La Araucana.

También participó en la expedición que García Hurtado realizó al Seno de Reloncaví, liderando un grupo que, en piraguas, arribó a la Isla Puluqui con diez hombres. Estando allí, grabó en un árbol una estrofa fijando el día de su desembarco, el 28 de febrero de 1558.

Condenado a muerte

Estando en La Imperial —en medio de un gran festejo— se produjo un altercado entre Ercilla y Juan de Pineda, en presencia del Gobernador. La actitud insolente de sus subalternos decidió a Hurtado de Mendoza a tirarlos de sus caballos, tomarlos prisioneros y condenarlos a muerte por degollamiento. Sin embargo, la suerte estuvo del lado de Ercilla, ya que al parecer habría sido una joven indígena, compañera de Hurtado de Mendoza, la que pidió su perdón. Después de este suceso, Ercilla abandonó sus aventuras luego de permanecer 17 meses en Chile.

Testimonio de la Conquista

Durante sus excursiones junto al Gobernador, Ercilla empezó a escribir La Araucana . Los datos anteriores a su llegada al país, que constan en esta obra, los obtuvo en Lima y en Chile, donde escuchó los relatos de antiguos conquistadores.

La publicación del texto en Madrid se hizo en tres partes en los años 1569, 1588 y 1589. El éxito de la publicación fue inmediato y Chile se convirtió en la primera nación —después de los grandes poemas épicos como el del Cid en España o la Chanson de Roland en Francia— cuyo "nacimiento" fue cantado en un poema épico.

La Araucana gira en torno a un tema central, la guerra, que es cantado en 37 cantos en octava real, algo monocordes, aunque ágiles y unitarios en cuanto al relato de los sucesos.

Objetivo de su obra

En el prólogo de La Araucana, redactado por Ercilla en la primera edición (1569), deja claramente establecido el objetivo de su obra: "Considerándose la historia verdadera y de cosas de guerra... y por el agravio que algunos españoles recibirían quedando sus hazañas en perpetuo silencio, faltando quien las escriba; no por ser ellas pequeñas, pero porque la tierra es tan remota y apartada y la postrera que los españoles han pisado por la parte del Perú, que no se puede tener della casi noticia, y por el mal aparejo y poco tiempo que para escribir hay con la ocupación de la guerra, que no da lugar a ello; así el que pude hurtar, lo gasté en este libro, el cual, porque fuese más cierto y verdadero, se hizo en la misma guerra y en los mismos pasos y sitios, escribiendo muchas veces en cuero por falta de papel, y en pedazos de cartas, algunos tan pequeños que no cabían seis versos, que no me costó después poco trabajo juntarlos... Y si alguno le pareciere que me muestro algo inclinado a la parte de los araucanos, tratando sus cosas y valentías más extendidamente de lo que para bárbaros se requiere, si queremos mirar su crianza, costumbres, modos de guerra y ejercicio della, veremos que muchos no le han hecho ventaja, y que son pocos los que con tan gran constancia y firmeza han defendido su tierra contra tan fieron enemigos como son los españoles".

Su objetivo declarado era, entonces, dejar testimonio de las hazañas de los españoles, asegurar la veracidad de lo contado en la medida que su relato se escribía al mismo paso que la guerra, destacar las virtudes militares y el amor por la libertad, manifestado por los mapuche. Figuras como la de Lautaro aparecen como héroes valientes e indomables, mientras que la imagen conquistadora se presenta más real, sin grandes héroes, pero con la voluntad de permanecer en estas tierras.
Fuente: Cristián Guerrero Lira, Fernando Ramírez Morales e Isabel Torres Dujisin.


  Continuar Leyendo en Biografías
Arturo Merino Benítez: 1888-1970

Arturo Merino Benítez: 1888-1970

Nació en Chillán, el 17 de mayo de 1888. Fue hijo de Pedro Merino Feliú y Clorinda Benítez Labbé, ...

Carlos Casanueva Opazo: 1874-1957

Carlos Casanueva Opazo: 1874-1957

Nació el 21 de septiembre de 1874, en la ciudad de Valparaíso. Fue el segundo hijo del matrimonio ...

José Donoso Yáñez: 1924-1996

Nació en Santiago el 5 del octubre de 1924, en el seno de una familia acomodada, profesional y letra...

José Francisco Vergara Echevers (1833-1889)

José Francisco Vergara Echevers (1833-1889)

Nació en Colina, el 10 de octubre de 1833, en el seno de la familia formada por José María Vergara y Carmen Echevers. Estudió Matemáticas, y se recibió de ingeniero en 1866 en la Universidad de Chile, y como tal estuvo a cargo de dos grandes proyectos: la construcción del ferrocarril de Sant...

Enrique Mac- Iver Rodríguez: 1844-1922

Enrique Mac- Iver Rodríguez: 1844-1922

Nació en el puerto de Constitución el 15 de julio de 1844. Fue hijo del inglés Henry Mac Iver y de Leonor Rodríguez, dama de la región. Su padre, un marino escocés, había naufragado en un barco inglés en Valparaíso en 1835, y trabajado en la casa comercial de Juan José Vives. Dos años de...

Francisco López de Zúñiga: 1599-1655

Nació en Pedrosa, Valladolid, España, el 27 de agosto de 1599, hijode Francisco López de Zúñiga y de la Cerda y de María de Meneses yPadilla. Heredó el título de marqués de Baides, distinción que Feli...

Eduardo Barrios Hudtwalcker: 1884-1963

Nació en Valparaíso en 1884. Fue hijo de Eduardo Barrios Achurra e Isabel Hudtwalcker Jouny. Después de la temprana muerte de su padre, en 1887, Eduardo se radicó en Lima en casa de su abuelo m...