Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 16,830
Inicio Historia de Chile / Biografías / Desarrollo Industrial y Ampliación Democrática: 1925-1958

Historia de Chile: Biografías.

Jaime Eyzaguirre Gutiérrez: 1908-1968

Influyente intelectual católico del siglo XX

        
Jaime Eyzaguirre Gutiérrez: 1908-1968 FOTO: Jaime Eyzaguirre Gutiérrez

Nació el 21 de diciembre de 1908, en la familia formada por Ramón Eyzaguirre Herlz y Amelia Gutiérrez León.

Fue criado en un hogar profundamente católico; en 1916 ingresó al Liceo Alemán de Santiago donde obtuvo su título de bachiller en Humanidades (1925). En 1925 entró a la Facultad de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales de la Universidad Católica, a la carrera de Derecho, titulándose en 1931.

Su familia, su formación en el Liceo Alemán y la influencia de su tutor, el obispo monseñor Miguel León Prado, hicieron crecer en él una profunda fe religiosa que impregnó todo su ideario y su vida.

Ya en 1924, cuando tenía 16 años, en el seno de la Academia Literaria del Liceo apareció su obra El Cristianismo y la Civilización, estudio bastante maduro para un joven de su edad.

La personalidad de Eyzaguirre, devota y católica, lo acercó siempre a la realidad. Conciente de las necesidades sociales, participó activamente en organizaciones como la Asociación Nacional de Estudiantes Católicos. Posteriormente ingresó a la Liga Social, un grupo de católicos que proponía el énfasis en la doctrina social de la Iglesia. Su sentido de lo social no era solamente teórico, internalizó que debía amar a su prójimo como a él mismo.

En 1935 aparecieron sus artículos donde expresó su preocupación por problemas reales, como el salario mínimo, la vivienda y la mortalidad infantil.

Pensamiento social y corporativismo

En 1931 —año en que Eyzaguirre se tituló de abogado— apareció la encíclica Cuadragésimo Año de Pío XI, documento que estimulaba la doctrina social de la Iglesia.

En 1932 se fundó la revista Estudios para difundir la obra del Centro de Estudios Religiosos (CER). Eyzaguirre fue secretario de redacción y luego su director por 25 años. En ella expresó su pensamiento social, que tendría gran importancia dentro de los intelectuales.

Planteaba el corporativismo como una salida para la justicia social: “Una manera de conseguirlo está en un régimen corporativo, único capaz de ofrecer una solución a los males derivados del liberalismo”.

“La economía debe estar al servicio del hombre”

Eyzaguirre señalaba: “La razón de las crisis sociales o económicas se encuentran en el estado anárquico de la economía, en la falta de dirección que ha quedado entregada en forma ciega a los vaivenes de la libre concurrencia... la libertad económica irrestricta es negativa, la economía debe estar al servicio del hombre, debe fundamentarse en principios morales y velar por la justicia social y la caridad social”.

De este modo el corporativismo de Eyzaguirre se centraba, en lo moral, en la justicia social y la caridad social. Según él, ni el Estado ni los particulares, sino ambos, tenían la tarea de facilitar la creación de corporaciones o gremios, estableciendo un régimen económico y social dirigido, donde “la economía como ciencia social, al servicio del hombre, ha de buscar en la moral el principio supremo de dirección”.

Su pensamiento histórico, revisionista

Jaime Eyzaguirre inició su carrera de historiador al ingresar a la Sociedad Chilena de la Historia, en 1928, donde se desempeñó como miembro de la Junta de Administración y secretario general.

Su pensamiento histórico renovó la comprensión de la historia de América. Perteneciente a la generación revisionista, el cristianismo y la hispanidad cobraron valor en su pluma, dejando de lado la leyenda negra y la influencia extranjerizante de la historiografía del siglo XIX. La historia vista por los ojos de Eyzaguirre recuperó la labor conquistadora y evangelizadora de España: él habló de reinos y no más de colonias españolas, estableciendo claramente sus diferencias.

Una nueva Independencia

La influencia racionalista y positivista se batía en retirada hacia comienzos de la década del 30, cuando Eyzaguirre planteó su nuevo enfoque histórico. Se enfrentó a la tradición que veía como antecedentes de la Independencia nacional: el despotismo español, el monopolio comercial, el oscurantismo cultural y la mala administración.

Para Eyzaguirre la Independencia había sido parte de un proceso mayor. “Al producirse la emancipación dejamos de ser españoles, pero seguimos siendo hispanos”, frase que resume su pensamiento y reconocimiento de la deuda debida a España.

Sus temáticas

La dilatada obra historiográfica de Eyzaguirre abarcó desde el Descubrimiento y Conquista hasta el siglo XX. Miró por igual a Chile y a Hispanoamérica, que es más bien su telón de fondo. A su primer trabajo (1943), Ventura de Pedro de Valdivia, le siguió el opúsculo Hispanoamérica del Dolor (1944) y, luego, la biografía de O’Higgins (1946).

Del período de la Conquista a la Independencia, destacan Fisonomía Histórica de Chile (México, 1948), El Conde de la Conquista (1951) e Ideario y Ruta de la Emancipación Chilena, publicada en 1957.

Ese mismo año (1957) se editó su obra Chile durante el Gobierno de Errázuriz Echaurren 1896-1901, estudio señero de su época, que no se había atrevido a historiar más allá de 1891, entendido como el límite objetivo de los estudios sobre la historia de Chile. Antes, en 1955, apareció su estudio Breve Historia de las Fronteras de Chile.

Historia de Chile, su obra maestra

La familia también fue centro de la atención de Jaime Eyzaguirre, expresada en el Archivo Epistolar de la Familia Eyzaguirre 1747-1854, una colección documental editada en 1960, y El Alcalde del Año Diez, sobre Agustín de Eyzaguirre (1961).

Su obra como historiador se completó con su Historia de Chile, cuyo primer volumen apareció en 1965 y el segundo y último, póstumamente, en 1974.

Jaime Eyzaguirre falleció el 17 de septiembre de 1968, producto de un accidente automovilístico, a los 59 años de edad.
Fuente: Cristián Guerrero Lira, Fernando Ramírez Morales e Isabel Torres Dujisin.


  Continuar Leyendo en Biografías
Juan Antonio Ríos Morales: 1888-1946

Juan Antonio Ríos Morales: 1888-1946

Nació en el fundo de Huichicura, ubicado en Cañete, el 10 de noviembre de 1888. Su padre, Anselmo Rí...

Jaime Guzmán Errázuriz: 1946-1991

Jaime Guzmán Errázuriz: 1946-1991

Nació el 28 de junio de 1946. Fue hijo de Jorge Guzmán Reyes y Carmen Errázuriz Edwards, y el único ...

Víctor Jara Martínez: 1932-1973

Nació el 28 de septiembre de 1932 en un pequeño poblado llamado La Quiriquina, situado a 20 kilómetr...

Carlos Ibáñez del Campo: 1877-1960

Carlos Ibáñez del Campo: 1877-1960

Nació en Linares el 3 de noviembre de 1877. Su padre fue Francisco Ibáñez y su madre, María Nieves del Campo. Realizó sus estudios en la Escuela de las Niñas Ortega, en la Escuela Pública Nº 1 y en el Liceo de Linares. El 12 de marzo de 1896 ingresó como cadete a la Escuela Militar. T...

Clotario Leopoldo Blest Riffo: 1899-1990

Clotario Leopoldo Blest Riffo: 1899-1990

Nació el 17 de noviembre de 1899 en Santiago. Sus padres fueron Ricardo Blest Ugarte, militar que falleció cuando Clotario era sólo un niño; y su madre, Leopoldina Riffo Bustos, directora de escuela, educadora de gran inquietud por los temas sociales, quien acompañó a su hijo hasta muy avanza...

Rodrigo González Marmolejo: 1488-1564

El futuro primer obispo de Santiago, Rodrigo González Marmolejo, nació en 1488 en Carmona, Sevilla, España, y murió en 1564. Se sabe que inicialmente fue fraile dominico y que en 1536 ya estaba en el...

Juan Luis Sanfuentes Andonaegui: 1858-1930

Nació en Santiago el 27 de diciembre de 1858. Su padre fue Salvador Sanfuentes Torres y su madre, Matilde Andonaegui González. Quedó huérfano muy niño, por lo que permaneció a cargo de su hermano Enr...