Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 11,147
Inicio Historia de Chile / Cuarto periodo: El siglo XX: la búsqueda del desarrollo económico y de justicia social (1920 en adelante) / La Crisi Economica Del 29

Historia de Chile: Cuarto periodo: El siglo XX: la búsqueda del desarrollo económico y de justicia social (1920 en adelante).

La Crisis Económica Del 29.

        

Los efectos de esta crisis fueron mundiales, aunque no automáticos. La depresión llegó a Chile a partir de 1930, y fue tan fuerte que al año siguiente se llegó a la paralización de las actividades productivas.

Después de la Primera Guerra Mundial (1914-1917) se produjeron graves problemas económicos internacionales. Estos se fueron resolviendo con lentitud, en especial en Estados Unidos, que alcanzó una gran prosperidad. Sin embargo, este éxito no era sólido, ya que se debía en gran parte a la especulación bursátil, que había elevado en forma artificial el precio de las acciones en la bolsa.

El 24 de octubre de 1929 se produjo el "jueves negro" en la bolsa de Nueva York. Percibiendo que la situación económica no estaba tan bien como parecía, desde septiembre había comenzado a disminuir la compra de acciones, por lo que los precios empezaron a bajar. Ese día de octubre, tratando de recuperar al menos parte de lo invertido, la gente empezó a vender de manera masiva sus acciones, provocando una brusca caída de los precios. La bolsa quebró, y como resultado muchas personas y empresas quedaron en la ruina.

Al poco tiempo, la crisis se extendió a todo Estados Unidos: la producción bajó a la mitad y la renta nacional descendió en la misma proporción entre 1929 y 1932. La peor consecuencia fue la desocupación, que en 1932 afectaba a dieciséis millones de estadounidenses.

Los efectos de esta crisis fueron mundiales, aunque no automáticos. La depresión llegó a Chile a partir de 1930, y fue tan fuerte que al año siguiente se llegó a la paralización de las actividades productivas. Más del sesenta por ciento de los trabajadores de la minería estaba cesante. Al mismo tiempo, en la práctica se frenaron las exportaciones chilenas. El gran afectado fue el salitre, cuyo consumo disminuyó significativamente debido a la crisis y a la competencia del salitre sintético.
Ante la crítica situación, el gobierno se vio en la obligación de suspender el pago de la deuda externa, y decretó un aumento en las contribuciones y una reducción de sueldos, entre otras medidas. Las cuales, unidas al nombramiento del Congreso Termal, incrementaron las voces críticas de la oposición.

Para tranquilizar a la opinión pública, se cambió a los ministros del Interior y de Hacienda. En el primer cargo asumió el jurista y catedrático Juan Esteban Montero, mientras la segunda cartera quedó en manos del respetado ingeniero y ex director de ferrocarriles Pedro Blanquier. Montero restableció la libertad de prensa.
Pese a estos cambios, el descontento antes la crisis económica continuó. El 21 de julio de 1931, el gabinete ministerial renunció por discrepancias con el Presidente, tras lo cual la agitación popular estalló.
Al día siguiente se desató una protesta estudiantil. Fue tomada la Casa Central de la Universidad de Chile. Los estudiantes de la Universidad Católica también adhirieron. Hubo enfrentamientos armados con la fuerza pública, que terminaron con muchas víctimas.

A esta protesta se sumaron los colegios profesionales, obreros y funcionarios, en forma de huelga de brazos caídos; los comerciantes cerraron las puertas de sus negocios.

Viendo la gravedad de la situación nacional, el 26 de julio Ibáñez renunció, haciendo entrega del mando a Pedro Opazo Letelier, presidente del Senado (quien estuvo solo unas horas en el cargo), y partió al exilio a Argentina. Es importante destacar que su caída se debió más a las repercusiones de la crisis mundial que a la acción de sectores opositores. La censura y protestas de la población se iniciaron debido a la escasez y el agotamiento de los recursos del Estado.
Desde la salida de Ibáñez hasta el 30 de septiembre de 1932 se produjeron una serie de movimientos revolucionarios. Debido a la inestabilidad, este período es conocido como Anarquía.




Enviar nuevo comentario

  Continuar Leyendo en Cuarto periodo: El siglo XX: la búsqueda del desarrollo económico y de justicia social (1920 en adelante)

...

...

...

...

...

...

...