Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 29,124
Inicio Historia de Chile / Tercer periodo: La sociedad finisecular: auge y crisis del liberalismo (1883-1920) / El Parlamentarismo En Chile

Historia de Chile: Tercer periodo: La sociedad finisecular: auge y crisis del liberalismo (1883-1920).

El Parlamentarismo En Chile.

        

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL PERÍODO.

Después de la Revolución de 1891 se derrumbó la principal figura, el Presidente de la República, autoridad que tradicionalmente había concentrado todos los poderes. El problema que se sobrevenía era hacer funcionar un nuevo régimen, el parlamentarismo, donde el Congreso no sólo cumpliría funciones legislativas sino que pasaría a orientar la política del Ejecutivo. Para implementar un nuevo régimen en Chile no se llevó a cabo ninguna reforma constitucional o legislativa, lo que generó una situación política bastante especial que muchos historiadores han denominado “seudo – parlamentarismo” o “parlamentarismo a la chilena” ya que distaba mucho del parlamentarismo existente en Gran Bretaña.

Parlamentarismo Inglés
1. El rol de jefe de Estado lo cumple la realeza (que simboliza la unidad nacional) y no tiene responsabilidad política) y el jefe de Gobierno es el Primer Ministro.
2. Tiene un Congreso bicameral, pero sólo la cámara baja es elegida popularmente y, por lo tanto tiene responsabilidad política.
3. El gabinete ministerial depende sólo de la confianza de la Cámara de los comunes.
4. Existe plena colaboración de los poderes del Estado. Por ello existe “compatibilidad parlamentaria”.
5. Existen dos o tres partidos que se alternaban la conducción del país.
6. El Primer Ministro puede disolver el Congreso y llamar a nuevas elecciones de éste

Parlamentarismo Chileno
1. El rol de jefe de Gobierno y jefe de Estado lo cumple una sola persona: el Presidente de la República.
2. Tiene un Congreso bicameral, donde ambas cámaras son elegidas popularmente, por tanto ambas tienen responsabilidad política.
3. El gabinete ministerial debía contar con la aprobación de ambas cámaras.
4. Existe plena “separación de los poderes del Estado. Por ello existe “incompatibilidad parlamentaria, excepto para el cargo de ministro.
5. Existen numerosos partidos políticos, con pugnas internas que los dividían.
6. El Presidente carece de la facultad disolutoria del Congreso.

BALANCE DEL PARLAMENTARISMO EN CHILE.

La existencia de numerosos partidos y fracciones, y la indisciplina partidista ocasionaron una gran inestabilidad gubernativa conocida como "rotativa ministerial" que consistió en un cambio frecuente de los ministros, al punto de que un Gabinete duraba en promedio tres meses. La actuación irresponsable del Congreso derivó en falta de políticas de largo aliento y de planificación de mediano y largo plazo.

Esto agudizó los problemas sociales, y los avances en inversión, vivienda, educación, etc., que los hubo, pero que resultaron escasos si se consideran los recursos con que se contaba.

La falta de mayorías sólidas y estables hacía necesario formar distintas combinaciones o alianzas, generalmente de efímera duración, para formar gobierno o elegir Presidente. Estas alianzas frecuentemente se concertaban en centros sociales como el Club Hípico o el Club de la Unión, más que en la Moneda o en el Congreso, esta fue la llamada “política de círculos”. El predominio parlamentario se afianzó con la “ley de Comuna Autónoma”, promulgada a fines de 1890, la cual fortaleció la independencia e importancia del municipio, al que entregó el control de los procesos electorales. De esta manera la intervención de los gobiernos en las elecciones ya no fue significativa. Esto fortaleció el poder político de los caudillos locales que controlaban el poder municipal, lo que unido al “cohecho” le dio a la política un fuerte sentido oligárquico. Fue el ascenso del grupo oligárquico, caracterizado por ser pocos y muy poderosos económicamente.

No obstante todos estos aspectos negativos, el sistema político de aquella época tuvo aspectos positivos:

  • Existió regularidad constitucional.
  • Los poderes políticos se renovaban periódicamente mediante mecanismos constitucionales.
  • Hubo ausencia de caudillismo militar y el Ejército y la Armada mantuvieron una actitud estrictamente. Se mantuvo la paz interior y exterior. Pero, el período se vio alterado por motines y masacres obreras, que no rompieron la marcha institucional.
  • Existió un ambiente de libertad y tolerancia, explicable por la ideología liberal preponderante, del que disfrutó la clase alta y en menor medida, el sector medio, pero del cual fue excluido el emergente sector obrero.

EL ESPECTRO POLÍTICO DE LA ÉPOCA.

El sistema político de Chile estuvo estructurado por partidos políticos tradicionales: Conservador, Nacional, Liberal y Radical; y por partidos políticos nuevos: Liberal Democrático o Balmacedista, Liberal Independiente, Democrático, Obrero Socialista (Comunista).


Fuente: www.biografiadechile.cl



Enviar nuevo comentario

  Continuar Leyendo en Tercer periodo: La sociedad finisecular: auge y crisis del liberalismo (1883-1920)

...

...

...

...

...

...

...