Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 7,308
Inicio Historia de Chile / La Guerra del Pacífico / Entre la guerra civil y el parlamentarismo

Historia de Chile: La Guerra del Pacífico.

Se inicia la guerra civil

        
El 1 de enero de 1891, Balmaceda decretó la prórroga de las leyes de presupuesto y fuerzas armadas, cuya vigencia había concluido el día anterior [Véase documento número 10, página 83]. Con ello asumía funciones propias del Congreso. Pocos días después, por medio de un decreto, asumió el ejercicio de todo el poder público, estableciendo una dictadura de hecho.

El Congreso respondió, también saliéndose del marco constitucional, destituyendo al presidente. El 7 de enero la escuadra nacional, que se plegó al movimiento antibalmacedista, zarpó hacia Iquique, llevando a bordo una parte del ejército y a varios parlamentarios.

Pronto se constituyó una junta revolucionaria, formada por el capitán de navío Jorge Montt, el vicepresidente del Senado, Waldo Silva, y el presidente de la Cámara de Diputados, Ramón Barros Luco.

El primer encuentro militar de la guerra se produjo en Pozo Al-monte, donde -luego de su victoria- los congresistas pasaron por las armas a los heridos y a los prisioneros (marzo de 1891). Dominado Iquique, los revolucionarios se dedicaron a preparar sus tropas utilizando los impuestos del salitre, mientras Balmaceda reforzaba el ejército en Santiago.

Producto de las operaciones navales, hubo que lamentar el hundimiento del acorazado Blanco Encalada (abril de 1891), que estaba en la bahía de Caldera. La tradición popular cuenta que, en esta oportunidad, Ramón Barros Luco se salvó de morir ahogado agarrándose de la cola de una vaca que estaba a bordo.

En agosto, el ejército congresista desembarcó en Quintero y venció a las fuerzas balmacedistas en las batallas de Concón y Placilla (21 y 28 de agosto).

Al mismo tiempo se producían los lamentables sucesos de Lo Cañas, donde los miembros de un comité revolucionario que planeaba sabotear las vías férreas del puente sobre el río Maipo, fueron fusilados por órdenes del general Orozimbo Barbosa.

Ante las derrotas, Balmaceda entregó el mando al general Manuel Baquedano (28 de agosto), el héroe de la Guerra del Pacífico. La mayoría de los partidarios del presidente debió sufrir el saqueo de sus casas por las turbas enardecidas por la victoria sobre la dictadura. Los revolucionarios, encabezados por Montt, entraron a Santiago el 31 del mismo mes.

Después de dejar a su familia en la embajada estadounidense, Balmaceda se asiló en la misión argentina. Redactó varias cartas a sus familiares y amigos, entre ellos, al ex presidente de Argentina Bartolomé Mitre, y un testamento político en el que explicó su actitud ante el Congreso.

El 18 de septiembre de 1891, el mismo día en que concluía su mandato presidencial, se vistió de negro y, tendido sobre su cama, se suicido. Había muerto un presidente y, con él, un régimen de gobierno.

El testamento político de Balmaceda -en realidad, una carta que dirigió a Claudio Vicuña y Julio Bañados Espinoza, este último ministro del Interior durante la revolución- es una visión a futuro de lo que, a su juicio, ocurriría en el orden político nacional. En él manifestó con claridad que mientras subsistiera el gobierno parlamentario no existiría la libertad electoral ni una organización política seria y permanente en los partidos ni la paz en el Congreso. Anunció que, tras un período de calma, producido por el triunfo de los revolucionarios, reaparecerían las divisiones, dificultándose la acción del Presidente de la República. En su opinión, ´solo en la organización del gobierno popular representativo, con poderes independientes y responsables y medios fáciles y expeditos para hacer efectiva la responsabilidad, habrá partidos con carácter nacional y derivados de la voluntad de los pueblos, y armonía y respeto entre los poderes fundamentales del Estado´.


  Continuar Leyendo en La Guerra del Pacífico
Los tratados de paz

Los tratados de paz

El Tratado de Ancón Este tratado se firmó entre Chile y Perú en 1883, y uno de sus aspectos más i...

Las causas de la Guerra del Pacífico

Las causas de la Guerra del Pacífico

Muchas veces hemos oído hablar de esta guerra, y sobre todo del Combate Naval de Iquique, uno de los...

Campaña de la Sierra

La Campaña de la Sierra es la última y más larga etapa de la Guerra del Pacífico, y su nombre tiene ...

Consecuencias de la guerra

Consecuencias de la guerra

En Chile Durante el transcurso de la Guerra del Pacífico, el progreso de Chile no se vio interrumpido; por el contrario, la guerra estimuló el desarrollo de la economía industrial, lo que contribuyó al financiamiento del Ejército en campaña. Terminado el conflicto, Chile consolidó su prese...

Comienza la guerra

Comienza la guerra

La Guerra del Pacífico tuvo distintos escenarios. El más importante fue el mar, en este caso el Océano Pacífico, que bañaba las costas de la zona en disputa. El enfrentamiento era muy desigual, ya que nuestro país contaba con una población de dos millones y medio de habitantes y un ejérc...

La campaña de Lima

El gobierno del Presidente Aníbal Pinto se sentía satisfecho con los logros alcanzados hasta ese momento, tras la conquista de territorios peruanos que comprendían la región de Tarapacá, Tacna y Arica...

Consecuencias de la guerra

En Chile Durante el transcurso de la Guerra del Pacífico, el progreso de Chile no se vio interrumpido; por el contrario, la guerra estimuló el desarrollo de la economía industrial, lo que contribuy...