Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 10,043
Inicio Historia de Chile / La Guerra del Pacífico / La sociedad y el territorio

Historia de Chile: La Guerra del Pacífico.

Los límites con Bolivia: génesis de la guerra del pacífico

        
En la época colonial se consideraba que el remo de Chile se iniciaba en el despoblado de Atacama, sin precisar si era el comienzo o el término del desierto de ese nombre.

Gregorio XVI, papa cuando la Santa Sede reconoció a Chile como país independiente.

Al crearse la república de Bolivia (1825), sus autoridades sostuvieron que tal frontera era el valle de Copiapó, mientras los chilenos afirmaban que se encontraba en la desembocadura del río Loa. Esta diferencia provocó varios conflictos entre ambos países, en especial después de conocer se la existencia de ricos depósitos de guano en la costa. En 1842 el gobierno chileno declaró la propiedad estatal sobre tales guaneras, y al año siguiente se produjo el reclamo boliviano. Algunos años mas tarde el problema se reavivó cuando los chilenos José Santos Ossa y Francisco Puelma descubrieron yacimientos salitreros en el interior.

A partir de ese momento, capitales y trabajadores chilenos iniciaron la explotación del salitre en la provincia peruana de Tarapacá, con autorización del gobierno de ese país, y en Antofagasta, con la del chileno. Las autoridades bolivianas protestaron, pues consideraban que este último territorio formaba parte de su país.

El conflicto se agudizó, pero fue paralizado por la guerra contra España. El espíritu americanista que prevalecía en Chile facilitó las negociaciones, y ambas naciones firmaron un tratado de límites (1866) en el que se establecía como frontera el paralelo 24° de latitud sur. También se acordó la repartición de los impuestos provenientes de la exportación del salitre producido entre los paralelos 23° y 25° de latitud sur. Un año después, empresarios chilenos fundaron la ciudad de Antofagasta e iniciaban la construcción del primer ferrocarril en la zona.

Perú, que atravesaba por una fuerte crisis económica, decidió expropiar las salitreras ubicadas en Tarapacá (1873). Los capitalistas chilenos afectados no protestaron por esta medida, pues se realizó de manera legal. Pocos días después se firmó un tratado secreto entre Perú y Bolivia, en el que se comprometían a garantizar mutuamente la independencia, soberanía e integridad territorial de cada uno de ellos, obligándose a presentar un frente común ante toda agresión externa. Por desgracia, este acuerdo no fue conocido por el servicio exterior chileno.

Como el tratado de 1866 entre Chile y Bolivia no había sido cumplido en forma adecuada, se firmó otro en 1874. En él se confirmó como límite definitivo el paralelo 24° de latitud sur. Chile renunció a los derechos sobre las tierras situadas al norte de él, a condición de que el gobierno boliviano no aumentase los impuestos a las compañías chilenas que explotaban el salitre.

Contrariando lo estipulado en el tratado, el presidente de Bolivia, Hilarión Daza, alzó en 10 centavos los impuestos que pagaba la Compañía de Salitre y Ferrocarril de Antofagasta (1878) por quintal de salitre exportado. Como la compañía se negase a pagar el nuevo tributo, Daza ordenó la confiscación de sus bienes, para rematarlos el 14 de febrero de 1879.

Al amanecer de ese día entraron al puerto de Antofagasta los navíos Blanco Encalada, Cochrane y O´Higgins, que transportaban dos compañías al mando del coronel Emiliano Sotomayor, quien tenía órdenes del gobierno chileno de impedir el remate.

De esta manera, Chile reivindicaba los derechos que hasta el tratado de 1866 tenía sobre las tierras ubicadas al sur del paralelo 23°.

Debido a la crisis económica por la que el país atravesaba -provocada por la baja del precio de los metales, que ocasionó un grave déficit en la balanza comercial-, se habían disminuido en forma drástica los gastos militares, y los bajos sueldos alejaban de las filas del ejército a posibles nuevos voluntarios, fomentaban las deserciones y dificultaban la permanencia de quienes ya habían cumplido sus contratos.

La Guardia Nacional, considerada como la verdadera reserva del ejército, tampoco escapaba a las estrecheces del erario fiscal. Su dotación había disminuido en un 70 por ciento respecto de la que tenía a inicios de la década de 1870.

Una vez decidida la ocupación de Antofagasta, el gobierno se abocó a la urgente tarea de incrementar las fuerzas armadas. Para ello se movilizaron los cuerpos de policía y de bomberos, que poseían instrucción militar, siendo sus funciones específicas encomendadas a las milicias.

El proceso de enganche se aceleró. Los primeros llamados encontraron pronta respuesta en la juventud, e incluso -como ocurrió en Chillan- se llegó a formar un batallón de niños, que fueron armados con fusiles de madera. Por contraste, la población madura demostró escaso interés en enrolarse.

La imposibilidad de llenar las vacantes en las milicias llevó a tomar medidas extremas. Las autoridades de Talca encargaron a la policía local el apresamiento de vagos y pendencieros que asolaban los bares, para enlistarlos en los cuerpos militares. La medida también fue aplicada en otros lugares, donde se ordenó recorrer los campos y recoger, para prestar servicio en el ejército, ´a todos los vagos y mal-entretenidos que no tienen otra preocupación que robar´.

Empezaba a desarrollarse, entonces, la segunda guerra que enfrentaría a Chile con dos de sus vecinos aliados.


  Continuar Leyendo en La Guerra del Pacífico
Consecuencias de la guerra

Consecuencias de la guerra

En Chile Durante el transcurso de la Guerra del Pacífico, el progreso de Chile no se vio interrum...

Comienza la guerra

Comienza la guerra

La Guerra del Pacífico tuvo distintos escenarios. El más importante fue el mar, en este caso el Océa...

Campaña de la Sierra

La Campaña de la Sierra es la última y más larga etapa de la Guerra del Pacífico, y su nombre tiene ...

Comienza la guerra

Comienza la guerra

La Guerra del Pacífico tuvo distintos escenarios. El más importante fue el mar, en este caso el Océano Pacífico, que bañaba las costas de la zona en disputa. El enfrentamiento era muy desigual, ya que nuestro país contaba con una población de dos millones y medio de habitantes y un ejérc...

La campaña de Tarapacá

La campaña de Tarapacá

El 2 de noviembre de 1879, 16 buques y transportes de guerra desembarcaron en Pisagua a diez mil hombres, al mando del general Erasmo Escala y acompañado por el ministro de guerra en Campaña, Rafael Sotomayor. Batalla de Dolores Aproximadamente unos seis mil hombres, bajo las órdenes del co...

Campaña de la Sierra

La Campaña de la Sierra es la última y más larga etapa de la Guerra del Pacífico, y su nombre tiene relación con la sierra peruana, ya que desde abril de 1881 hasta junio de 1884, un grupo de batallon...

La campaña de Tarapacá

El 2 de noviembre de 1879, 16 buques y transportes de guerra desembarcaron en Pisagua a diez mil hombres, al mando del general Erasmo Escala y acompañado por el ministro de guerra en Campaña, Rafael S...