Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 10,332
Inicio Historia de Chile / La Guerra del Pacífico / La economía

Historia de Chile: La Guerra del Pacífico.

La minería

        
Desde siempre la minería representó riqueza para el país. En diferentes zonas se explotaron, con esfuerzo y constancia, oro, plata y piedras semipreciosas.

Antonio García Reyes, jurista, orador, parlamentario y escritor. Reorganizó la Casa de Moneda.

La mayor parte de los yacimientos mineros se ubicaba en el Norte de Chile (Atacama y Coquimbo). Al igual que la reducida agricultura, la minería no se vio convulsionada en dicha región por la crisis económica que generó la guerra cíe la independencia, pues no hubo acciones bélicas importantes en aquel sector, pero sí se vio afectada por la escasez de abastecimientos, los que provenían sobre todo de la zona central y sur.

En 1832, la apacible vida en las ciudades y villorrios de la zona de Copiapó se vio interrumpida de manera brusca al descubrirse un yacimiento de plata en el cerro Chañarcillo [Véase documento N° 4, página 88]. El mérito correspondió al mestizo Juan Godoy Normilla, quien lo registró en el juzgado de Copiapó a su nombre, el de su hermano José y el del industrial minero Miguel Gallo Vergara. En los meses y años siguientes se produjeron nuevas denuncias mineras, ya que Chañarcillo era ´un cerro de plata´ que dio origen a diversas explotaciones, tales como El Bolaco, Colorada, Guías, Reventón Colorado, Descubridora y Merceditas, entre otras.

Copiapó se convirtió en el centro de una frenética actividad económica. Proveedores de artículos mineros, arrieros y cateadores circulaban por doquier, seguidos por especuladores y dueños de bodegones y ramadas donde el dinero era despilfarrado en el juego, licores y otros vicios. Las fortunas se perdían con tanta facilidad como se habían ganado, pero ello parecía no importar, ya que el cerro de plata daba para todo y rehacía fortunas de un día para otro.

El quehacer financiero alcanzó tal nivel, que trajo como consecuencia la construcción del primer ferrocarril chileno. Ello, para cubrir el aumento en los volúmenes de carga que se dirigían hacia el puerto de Caldera, que también creció gracias a Chañarcillo. William Wheelwright, el mismo estadounidense de la Pacific Steam Navegation Company, impulsó la construcción de la vía férrea, y se responsabilizó del trazado de 81 kilómetros que unió la capital de la provincia con su primer puerto. Este fue inaugurado con fiestas populares en 1851 y animó a capitalistas privados a iniciar el levantamiento de nuevas vías ferroviarias en el centro y sur del país.

Otros yacimientos complementaron el significativo aporte minero entregado por Chañarcillo. En 1847 se descubrió El Checo Grande, al sur de Copiapó, donde también existían filones de oro y minas de cobre; El Retamo, en 1848; Tres Puntas [Véase el documento N° 5, página 88], que siguió en importancia a Chañarcillo, y Santa Rosa de Garín, al norte de Copiapó.

Ante tal esplendor, la población aumentó, atraída por la riqueza, se diversificó el comercio y los empresarios mineros comenzaron a invertir en otras áreas, como la industria, banca y agricultura, creando las bases para la constitución de grandes fortunas.

El lujo comenzó a manifestarse en Copiapó y Caldera, donde se levantaron construcciones de pino oregón, madera traída de otros países, y se importaron finos cortinajes, porcelanas, objetos de arte y telas de vestir desde Europa, por mencionar solo algunos aspectos.

El cobre y el oro también se explotaron en esta época. A fin de lograr mayores rendimientos, se hicieron varios intentos para modernizar la extracción del primero. Se contrató a técnicos mineros en Inglaterra y Gales, y se implemento una moderna tecnología de explotación. Sin embargo, solo con el descubrimiento del mineral de Tamaya (1852) este metal comenzó a proporcionar al país sólidas divisas como retorno por su exportación.

Este auge permitió a José Tomás Urmeneta adquirir fortuna, posibilitándole traer a ingenieros europeos e importar maquinarias. Asimismo, instaló dos modernas fundiciones de metales, en Guayacán y Tongoy. Con anterioridad se explotaban filones en La Ligua y Catemu, en la zona de Aconcagua, y El Teniente, en la hacienda de La Compañía, cercana a Rancagua, a partir de 1845.

Los empresarios chilenos lograron, además, romper el monopolio británico en la comercialización del metal rojo.

La minería aurífera, por su parte, no tuvo gran importancia. El progresivo agotamiento de yacimientos y filones llevó a un violento descenso de la producción nacional, registrando una caída de casi un 50 por ciento hacia el año 1860.

La explotación del carbón se centró en yacimientos de carbón piedra. Primero fue Lirquén, con inversiones de Wheelwright, seguido de Lota y Coronel, pertenecientes a Matías Cousiño. Los yacimientos vieron incrementada la demanda debido al alto consumo de carbón en la navegación a vapor y en las explotaciones mineras del llamado Norte Chico.

Los nombres de Miguel Gallo Vergara, José Tomás Urmeneta, José Santos Ossa, Matías Cousiño y Agustín Edwards, entre otros, están ligados al desarrollo minero y a las grandes inversiones de la época.




Enviar nuevo comentario

  Continuar Leyendo en La Guerra del Pacífico
Campaña de la Sierra

Campaña de la Sierra

La Campaña de la Sierra es la última y más larga etapa de la Guerra del Pacífico, y su nombre tiene ...

Consecuencias de la guerra

Consecuencias de la guerra

En Chile Durante el transcurso de la Guerra del Pacífico, el progreso de Chile no se vio interrum...

La campaña de Lima

El gobierno del Presidente Aníbal Pinto se sentía satisfecho con los logros alcanzados hasta ese mom...

Los tratados de paz

Los tratados de paz

El Tratado de Ancón Este tratado se firmó entre Chile y Perú en 1883, y uno de sus aspectos más importantes fue la entrega definitiva a Chile, por parte de Perú, de la provincia de Tarapacá, comprendida entre la quebrada de Camarones y el río Loa. Los territorios de Tacna y Arica quedaban bajo la...

Consecuencias de la guerra

Consecuencias de la guerra

En Chile Durante el transcurso de la Guerra del Pacífico, el progreso de Chile no se vio interrumpido; por el contrario, la guerra estimuló el desarrollo de la economía industrial, lo que contribuyó al financiamiento del Ejército en campaña. Terminado el conflicto, Chile consolidó su presencia en...

Las causas de la Guerra del Pacífico

Muchas veces hemos oído hablar de esta guerra, y sobre todo del Combate Naval de Iquique, uno de los hechos de armas más conocidos de este conflicto. Para comprender mejor este episodio de la historia...

La campaña de Tarapacá

El 2 de noviembre de 1879, 16 buques y transportes de guerra desembarcaron en Pisagua a diez mil hombres, al mando del general Erasmo Escala y acompañado por el ministro de guerra en Campaña, Rafael S...