Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 4,590
Inicio Historia de Chile / De Balmaceda a Ibáñez / Prosperidad y quiebra del presidente

Historia de Chile: De Balmaceda a Ibáñez.

Una política de corte renovador

        


La presidencia de Balmaceda aparece unida a una serie de reformas relacionadas con el fomento y un intento de reordenar la vida política nacional. Para lo primero contó con los ingresos fiscales generados por la minería. La ´renta del salitre´, recaudada como derecho de exportación sobre nitratos y yodo, representaba ya en 1890 más de la mitad de los ingresos del Tesoro y permitió acometer un vasto programa de realizaciones materiales a la vez que posibilitaba el desarrollo del Estado. Sobre las expectativas de recaudación, el gobierno recurrió reiteradas veces al crédito internacional. Además de contratar empréstitos con Gran Bretaña, suscribió uno con Alemania: era la primera ocasión en la tradición chilena de endeudamiento externo en que se acudía a financieros no británicos.

La educación y el fomento de infraestructuras urbanas y viarias se convirtieron en objetivos destacados de la administración presidencial. En 1887 se creó el Ministerio de Industria y Obras Públicas para encauzar la acción oficial. Entre las realizaciones se cuenta la construcción del ferrocarril a Uspallata, el dique de Talcahuano, la Escuela Militar y numerosos edificios oficiales. Comenzó a realizarse la canalización del río Mapocho y se construyó el puente sobre el Biobío, que simbolizaba la superación de una secular frontera natural y facilitaba los desplazamientos terrestres hacia el sur. La Compañía Sudamericana de Vapores pasó a contar con el respaldo gubernamental. Una red de comunicaciones iba construyendo la nación como un espacio interrelacionado humana y económicamente. Se construyeron numerosas escuelas a lo largo de todo el territorio. Se anunció la creación de la Academia de Chile y en 1889 se fundó el Instituto Pedagógico, destinado a la especializa-ción de profesores para la enseñanza secundaria; se trajeron docentes de Alemania, cuyo sistema de enseñanza gozaba de la máxima reputación en Europa. Se reformó además la instrucción pública y los planes de estudio. En cuatro años prácticamente se duplicó la población escolar.

El gobierno preparó también la reorganización del ejército chileno, que se presentaba como el más importante y prestigioso de Sudamérica después de su victoria sobre Perú y Bolivia en la guerra del Pacífico (1879-1883). Para ello se tomó por modelo al ejército prusiano y en el año 1885 se hizo venir de Alemania al coronel Emilio Korner, un afamado instructor que en poco tiempo obtuvo sólidos resultados.

Siguiendo la estela de la guerra del Pacífico, Chile conoció un impulso industrializador, moderado en términos absolutos, pero muy destacado para las condiciones de partida del país. En gran medida estuvo favorecido por la necesidad de proveer a las fuerzas que libraban la contienda. El auge de la economía unido a las exportaciones de nitratos permitió consolidar los cambios operados en Valparaíso, Santiago y Concepción en torno a las fábricas de transformación de alimentos y bienes de consumo.


  Continuar Leyendo en De Balmaceda a Ibáñez

...

...

...

...

...

...

...