Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 6,954
Inicio Historia de Chile / La republica liberal / El decenio de Manuel Montt

Historia de Chile: La republica liberal.

El decenio de Manuel Montt

        


El decenio de Manuel Montt se inició con una oposición política muy activa, que cuestionaba el autoritarismo y centralismo del gobierno de Santiago. Estaba concentraba en dos centros urbanos, La Serena y Concepción. En esta última, el general De la Cruz contaba con las tropas de la frontera, los indígenas mapuches y las compañías de la milicia cívica. Con estos hombres se enfrentó a las tropas del gobierno, encabezadas por el ex presidente Bulnes, cerca del río Loncomilla, donde De la Cruz fue derrotado el 8 de diciembre de 1851. Seis días después capituló en Purapel.

En La Serena, mientras tanto, se atrincheraban las fuerzas revolucionarias al mando de José Miguel Carrera Fontecilla, hijo del caudillo de la Independencia. En los primeros combates, los revolucionarios resistieron a las tropas gubernamentales dirigidas por Juan Vidaurre y Victorino Garrido. Pero las desalentadoras noticias de la capitulación de Purapel hicieron que se desmoronara la disciplina y los insurrectos abandonaron la ciudad, ocupada antes de acabar

el año. La salida a esta crisis fue difícil y el gobierno optó por conceder en 1852 una amnistía a la mayor parte de los implicados en la insurrección. El Congreso, además, prorrogó por catorce meses la ley que otorgaba facultades extraordinarias al gobierno, con lo que confirió a Montt amplios poderes políticos.

La labor de gobierno

Durante la presidencia de Montt continuó la intensa labor iniciada durante el gobierno de Bulnes en cuanto a obras públicas, educación y colonización. El principal colaborador de Montt fue su ministro Antonio Varas, uno de los hombres más cultos y preparados de su generación. La economía chilena tuvo un importante crecimiento en el período comprendido entre 1848 y 1856. Tanto la inversión hecha en ferrocarriles como el saneamiento del déficit público se pueden explicar por dos factores muy importantes: el apogeo que experimentó
en estos años la producción de plata de las minas de Chañarcillo (que repercutió positiva mente en el incremento de las obras públicas y de infraestructura, la adecuación de las urbes, las inversiones financieras, etc.), y la apertura de los mercados de trigo y harina en Australia y California, que actuaron como un gran incentivo a la producción agrícola, pues recibieron el capital de las grandes fortunas mineras.


  Continuar Leyendo en La republica liberal

...

...

...

...

...

...

...