Imprimir Enviar a un amigo
Visitas: 12,766
Inicio Historia de Chile / La Colonia / La sociedad colonial en el siglo XVII

Historia de Chile: La Colonia.

La hegemonía de la actividad comercial

        
En Chile serían la propiedad de tierra y la producción de alimentos el principal soporte de la élite local, reforzado por el acceso a los cargos públicos. Sin embargo, los comerciantes consiguieron imponerse a los productores y orientaron el crecimiento hegemónico de Santiago sobre el de La Serena y Concepción, de modo que resultase más fácil controlar la relación con el exterior. El crecimiento de Santiago por encima de las restantes ciudades supuso también la creación de un mercado de bienes de consumo en torno a la capital.

La creciente influencia de los grandes comerciantes en el siglo XVII, convertidos en abastecedores y exportadores, no se tradujo en la independencia de una clase mercantil, sino que todavía aquéllos entendían su actividad como un paso transitorio que podía elevarles a la aristocracia. La subordinación a la carrera administrativa y a la burocracia colonial queda ejemplificada en la subordinación de Valparaíso a Santiago. La verdadera concentración de tierras no se produjo en Chile hasta el siglo XVIII, después de que la baja de precios arruinara a una parte de los propietarios.

Las transacciones con el norte se realizaron conformando una ruta marítima basada en el cabotaje, la navegación costera que seguía la línea del litoral trazando una vía de comunicación e intercambio. De esa forma se sorteaban los inconvenientes de las largas distancias por tierra que debían cruzar desiertos y cordilleras, y se accedía a un medio de transporte, siempre de mayor capacidad que el interior basado en la carga de animales.

La dependencia del transporte naval concedió gran importancia a los comerciantes propietarios de embarcaciones. Pero los intercambios sólo se podían efectuar si se garantizaba la seguridad en los mares. La presencia corsaria, además del peligro que suponía para la integridad de la Colonia y de los quebrantos que comportaban los saqueos de los puertos y de sus pobladores, implicaba la interrupción del comercio marítimo, quedando los productos del país sin salida.

La amplia condición marítima del país, que hallaba en la costa su principal vía de comunicación, alentó la fundación de astilleros en los que se construían pequeñas embarcaciones y fragatas destinadas al tráfico con el Perú. En torno a esta actividad se desarrolló la fabricación de jarcias, del mismo modo que la exportación de vino condujo a la producción de botijas en el país que sirvieran de envase. De los cueros del ganado se fabricaban cordobanes y badanas, la mayor parte de las cuales eran destinadas al ejército, como también fue éste el destino de los paños salidos de los primeros obrajes.

El sostenimiento del ejército de Arauco desde comienzos del siglo XVII proporcionó unos ingresos anuales de 293 000 pesos procedentes del Perú, un caudaloso y constante flujo de dinero que desde el exterior alimentaba la bolsa de gobernadores, funcionarios, oficiales, asentistas, comerciantes y hacendados. La presencia de este ejército financiado con cargo a la Hacienda Real se convirtió, por lo tanto, en un factor de prosperidad de la Colonia.

La mayor parte del situado peruano destinado a la soldada llegaba a Chile en especies, después de que los funcionarios y comerciantes de Lima hubieran descontado adelantos y beneficios. Las mercancías eran cambiadas por productos del país, que serían suministrados a la intendencia militar o se repartirían entre los soldados como paga, siendo los comerciantes quienes acababan realizando el negocio. Para sostener ese ejército existían también haciendas de titularidad real en las que se criaba ganado.



  Continuar Leyendo en La Colonia
Guerra de Arauco

Guerra de Arauco

Las ideas expuestas por el padre dominico Bartolomé de las Casas (1510), que no justificaba las guer...

La guerra de Arauco

La guerra de Arauco

Martín García Oñez de Loyola (1548 o 1549-1598), veedor de Túpac Amaru en 1572 y sobrino del virrey ...

La cultura

Durante los siglos XVI y XVII, el tema militar fue el que influenció la creación literaria chilena. ...

Últimos tiempos de la Colonia

Últimos tiempos de la Colonia

Desde comienzos del siglo XVIII, la calidad del personal administrativo que llegaba a Chile mejoró, con la nueva dinastía de Borbón, encabezada por Felipe V. Durante este período, los gobernadores fueron más competentes, dignos, respetables y trabajadores.   Dada la paz que existía e...

La organización de la producción. <i>La encomienda y la mita</i>

La organización de la producción. La encomienda y la mita

La monarquía trató de limitar el derecho sucesorio en la encomienda que la convertía en una institución vitalicia. Sin embargo, después de la rebelión de los encomenderos del Perú, aceptó la trasmisión familiar a cambio de limitar el derecho a tres generaciones. La necesidad de disponer de ...

El sistema de parlamentos

Desde siempre fue muy importante para la Corona incorporar a los aborígenes a la fe cristiana, apoyando constantemente esta iniciativa, moral y económicamente. La Compañía de Jesús fue la encargada de...

La hacienda

Durante el siglo XVII, la hacienda se fue consolidando como unidad económica de múltiples facetas, mientras la encomienda cedía como sistema de trabajo e institución social. La hacienda se fue conform...